¿Cuál es la mejor freidora sin aceite? Fáciles de utilizar y mejores para tu salud, las freidoras sin aceite son cada vez más populares en España. ¿Cuáles son sus ventajas respecto a un modelo clásico? ¿Cómo elegir la que más te conviene? Respondemos a todas tus preguntas en esta guía de compra.

En la primera parte podrás leer nuestra comparativa con nuestro TOP 3 de las mejores freidoras, y luego encontrarás una guía completa para saberlo todo sobre estos modelos.

¿Cómo elegir tu freidora sin aceite?

La capacidad

La capacidad de una freidora se puede expresar en litros o en kilos en función del modelo. Pero cuidado, porque esas dos medidas no son iguales. Por ejemplo, Tefal y Philips se expresan en kg mientras que otras marcas se expresan en litros. Ten en cuenta que un litro equivale más o menos a 400g. Las freidoras sin aceite de gran capacidad, como la Tefal Actifry Express, pueden contener hasta 1,5kg de patatas fritas. Tienes que contar entre 300 y 400 gramos de patatas fritas para los buenos comedores.

La potencia

El nivel de potencia, expresado en vatios (w), es un criterio indispensable a tener en cuenta antes de comprar una freidora. Nos indica el tiempo que tarda el aparato en calentar y cocinar. Dicho de otro modo, cuanto más potente sea tu freidora, más rápido cocinará los alimentos. Todos los modelos presentes en nuestra comparativa tienen más de 1400W, una potencia más que suficiente para cocinar tus patatas fritas de forma rápida, eficaz y sin el menor esfuerzo.

Los programas

Los programas, como en todo electrodoméstico de cocina, son muy importantes. Entre los principales está el de parada automática, que te permite hacer otras cosas mientras tus patatas fritas (u otros alimentos) se hacen. El temporizador, digital o de rueda, te permite regular la duración del cocinado, así como gestionar la potencia.

El diseño

Las freidoras sin aceite son aparatos voluminosos, así que se verá en la encimera de la cocina. Por lo tanto, es mejor comprar un modelo que te guste visualmente y que combine con la decoración general de tu cocina. Nosotros tenemos debilidad por los modelos de Tefal por su ventanilla, que, además de permitirnos ver cómo va el cocinado, aportan un toque de diseño al producto. No te olvides de comprobar cuáles son las dimensiones del aparato antes de comprarlo, para asegurarte de tener espacio para guardarlo o para colocarlo sobre la encimera.

El precio

Hay grandes diferencias de precios entre los distintos modelos y marcas. Las freidoras sin aceite menos caras pueden comprarse por menos de 100€. Tefal y Philips ofrecen aparatos que van desde los 100 a más de 150€. Sin embargo, el precio depende obviamente e la calidad de los materiales, de la capacidad, de la potencia y las funcionalidades. No te olvides de comprobar y comparar todos esos aspectos antes de comprar.

¿Cómo funciona una freidora sin aceite?

A diferencia de una freidora clásica, la freidora sin aceite no necesita nada (o casi nada) de aceite. En realidad, todo depende del tipo de patatas fritas que quieras preparar. Para las frescas, peladas y cortadas en el momento, tienes que añadir un poquito de aceite al aparato, solo una cucharada, preferiblemente de aceite de oliva o de girasol. Si prefieres hacer patatas fritas congeladas en tu freidora sin aceite, no necesitas añadirle nada.

Una vez tus patatas fritas estén preparadas y dentro del contenedor, basta con programar la potencia, si es posible, así como la duración del cocinado. En muchos modelos, la cocción se para automáticamente cuando termina el ciclo.

A diferencia de lo que hace una freidora clásica, que cocina las patatas con aceite hirviendo, esta lo hace solo con aire caliente. Estos aparatos están diseñados gracias a resistencias y el aire caliente es propulsado por el contenedor por unos pequeños ventiladores. Es un medio de cocción sano, fácil de poner en práctica y rápido, en los casos de las marcas como Tefal e incluso Philips.

¿Cuáles son las mejores marcas de freidoras sin aceite?

En el mercado de los electrodomésticos de cocina, los imprescindibles Tefal y Philips se disputan el mercado de las freidoras sin aceite. Sin embargo, hay marcas menos conocidas, como Cecotec, que entran en juego gracias a los modelos menos caros que proponen. Aquí tienes nuestros comentarios sobre las mejores marcas de freidora sin aceite. Opiniones :

Tefal y su gama Actifry

Históricamente, Tefal fue la primera marca en lanzar una freidora sin aceite. Hemos de remontarnos a hace más de diez años para encontrar el primer modelo de la gama Actifry. Tanto la marca como la gama han evolucionado mucho desde entonces y hoy en día proponen un amplio abanico de aparatos. Entre los más vendidos encontramos la Actifry Express y la Actifry 2 en 1, que permite cocinar varios alimentos al mismo tiempo gracias a sus dos zonas de cocción.

Si eliges una freidora sin aceite Tefal de la gama Actifry tendrás una freidora con una capacidad nada desdeñable (entre 800g y 1,5kg), una programación simplificada o asistida (parada automática, pantalla LCD), o con más zonas de cocción, como con la Actifry 2 en 1.

Philips y su gama Airfryer

racias a la gama Airfryer, Philips te permite cocinar tus patatas fritas en un tiempo récord: menos de 15 minutos. Si tenemos en cuenta que algunos modelos pueden tardar más de 45 minutos en cocinar, enseguida nos entran ganas de saber más al respecto. La marca Philips, que no necesita presentación, nos propone una gama menos grande que Tefal y su Actifry pero muy interesante y práctica de todos modos. Nos referimos sobre todo al modelo HD9220/20 y su tecnología Rapid Air, y también a su filtro, gracias al cual no hay olores después del cocinado.

¿Cuáles son las ventajas respecto a una freidora clásica?

La freidora sin aceite tiene muchas ventajas respecto a los modelos clásicos: es más económica, menos grasa, más fácil de utilizar y produce menos olores en la cocina.

Económica

Las freidoras clásicas suelen costar menos que los modelos sin aceite. Lo que pasa es que tendrás que comprar botellas de aceite para cada uso, y eso aumenta rápidamente el presupuesto que debes destinar. Basta con hacer las cuentas de un año para darse cuenta. Las freidoras sin aceite permiten ahorrar unas decenas de euros por año si las comparamos con un aparato clásico.

Patatas fritas menos grasas

La diferencia es evidente desde el primer uso. Cuando fríes tus patatas en una freidora clásica tienes que añadir una gran cantidad de aceite para hervir. Ten en cuenta que el porcentaje de materia grasa en una patata frita en aceite es de alrededor de un 15%. En las patatas fritas con una freidora sin aceite, el porcentaje de materia grasa casi nunca supera el 3% (en función del modelo). Es una diferencia que permite que hasta las personas más glotonas puedan disfrutar de su plato preferido sin moderación.

Adiós al olor a frito

Todos nosotros lo hemos experimentado al menos una vez: tras hacer las patatas fritas, nos huele la ropa y el pelo a frito. ¿Por qué? Por los olores que emanan del aceite hirviendo, olores que también impregnan tu cocina, tu salón, etc., y de los que es muy difícil librarse. No es muy agradable, sobre todo si hemos invitado a amigos o familia. Con una freidora sin aceite podrás despedirte de los olores para siempre. Sin aceite, o casi sin aceite, según cada caso, el olor no existe, así que es imposible que impregne tu casa.

Fácil de usar y de mantener

Meter el aceite, dejarlo hervir, freír las patatas, quitar el aceite (y ¿dónde lo metemos?), limpiar la freidora y todos los salpicones de aceite: un ritual que pronto se hace muy molesto si utilizas tu freidora clásica a menudo. Una vez más, aquí está la freidora sin aceite para hacerte la vida más fácil. Además de encenderla y programarla, que te llevará menos de un minuto, no tendrás que hacer nada más. Basta con esperar a que el programa termine para sacar las patatas y servirlas.

Con la limpieza sucede lo mismo. No hay nada más difícil de limpiar que la grasa. Y, además, los salpicones de aceite tampoco te lo ponen mucho más fácil. Sin embargo, sin aceite, la limpieza es automáticamente más fácil y mucho más rápida.

¿El sabor de las patatas fritas será el mismo?

Si optas por las patatas fritas caseras, no, no tendrán el mismo sabor que las patatas cocinadas en una balsa de aceite. Sin embargo, las patatas fritas congeladas tendrán casi el mismo sabor ¿Cuál es el porqué de esta diferencia?

Las patatas fritas caseras cogen casi todo su sabor de la grasa en la que se cocinan. Si te comes una patata frita hecha de la manera clásica, el primer sabor que notas en la boca es el del aceite. Por lo tanto, si las cocinamos con una freidora sin aceite, prácticamente solo notaremos el sabor de la patata. Las primeras veces puede que te resulte un poco desconcertante, pero en seguida te acostumbras. Y, además, agradecerás que no se te queden los dedos aceitosos…

Un truco: si para ti es esencial conseguir el sabor de las patatas fritas clásicas pero con una freidora sin aceite, te recomendamos añadir una segunda cucharada de aceite. Tus patatas serán mucho menos grasas igualmente, y su sabor se acercará más al de las patatas fritas de siempre.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Freidoras sin aceite
Author Rating
51star1star1star1star1star